SANDRO BALVIN AUTORIDAD Y DEFENSOR DE LOS MÁS DÉBILES Y ENÉMIGO ACÉRRIMO DE LA CORRUPCIÓN:

Reseña biográfica de un hermano.

212102377_153859833501545_4603666822659816357_n 227084879_158016733085855_1778706119263391015_n
SANDRO BALVÍN SÁENZ:
INCANSABLE DEFENSOR DE LOS MÁS DÉBILES Y ENÉMIGO ACÉRRIMO DE LA CORRUPCIÓN

IMG_5328

El abogado constitucionalista Sandro Balvín Sáenz, de 51 años, es hijo del fallecido Ananías Balbin Contreras, un importante empresario de la construcción a quien lo denominaron ‘El Chaleco Andino’, recordado por su labor social a favor de los mas pobres quien realizó programas de vivienda e hizo la realidad del sueño de la casa propia para miles de familias pobres en Lima Norte, en 1975. Además de ejecutar obras en su natal pueblo de San Carlos-Vilca-Huancavelica, un pintoresco distrito de la Región de Huancavelica.

ANANIAS BALBIN ……EL PATRIARCA

217394058_158193219734873_4718179169966818186_n
Sandro Balvín es la sucesión de la familia Balvín Sáenz la cual constituye una segunda generación de hijos emigrantes y provincianos residentes ‘Vilquinos’ (naturales de Vilca) en Lima.
El abogado constitucionalista se forjó en la vida dura de los años 70, en los barrios más pobres de Lima Norte. Nació mordiendo el hambre, el frío insoportable y la crudeza de la vida. Jamás olvida su cuna y recuerda sus orígenes del río Vilca y del Valle de San Carlos, distrito de Vilca, Huancavelica.

226735320_544503769932886_7995990892457354978_n
Su sueño siempre fue defender a los más débiles, a los desposeídos y su incansable afán de lucha contra la corrupción.
Su compromiso fue el hambre, la pobreza, educación, salud y violencia. Por eso desde niño su obsesión fue el Derecho y las Ciencias Políticas los cuales los asumió con vehemencia. Pero la rama elegida fue el Derecho Constitucional. Como todo hijo de un ‘Vilquino’, al darse cuenta de que la lucha anticorrupción debía tener un soporte nacional e internacional, fundó la ONG Red Balvín Anticorrupción.
Hoy responde a la altura de las circunstancias que le toca vivir, como hijo de la sucesión generacional de los Balvines, con la gracia de Dios.

205834526_135587551995440_5522650599191930638_n
Pese a los contratiempos y ataques sufridos, además de las circunstancias extremas por pandemia del covid-19, ha podido sobreponerse a las adversidades. Incluso se contagió con el coronavirus pero pudo recuperarse para luchar indesmayablemente contra la corrupción.
Sandro Balvín es una persona con mucha fe que camina de la mano de Dios. Por esas circunstancias del destino se hizo fuerte y no desmaya para combatir los males que aquejan al país como un ‘Espartaco’ con la misión de derrotarlos en bien de la sociedad peruana.

Captura de pantalla (40)
El letrado, quien tiene genes de raza andina y es un ‘cholo’ de acero inoxidable, desde hace tres décadas lidia con toda intensidad para destapar la corruptela.
Su afán de justicia lo obliga a luchar contra el centralismo capitalino, las mezquindades políticas y contra la oligarquía peruana que gobernó al Perú en estos dos siglos. Así como contra los gobiernos de turno que mantienen en la pobreza a los pueblos de los Andes peruanos.
Como todo ser humano, los cuales tenemos misiones que cumplir en esta tierra, con tránsito fugaz, esta vez, su inspiración de lucha con emoción social, sería para Sandro Balvín Sáenz luchar por los intereses de la nación.
Su misión recargada será de combatir a los enemigos del país que le roban miles de millones de soles al Perú y que se constituyen en los debilitadores sociales e impiden la solución de los grandes problemas en los ámbitos de la salud, educación, vías de comunicación, entre otros.
La corrupción es galopante manteniéndose por siglos en todas las esferas ministeriales del país, con extremo y descaro de robos a la nación, habiendo ocurrido ante los ojos y la vergüenza mundial durante la corruptela de seis gobiernos así como en las últimas cuatro décadas del presente siglo.

Chile, 27 de Julio de 2021
Luis Balbín

Autor: SANDRO

Abogador Constitucionalista y Arbitro de OSCE

Compartir Publicación en

enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *