FASABI MUERIÓ EN FORMA VIOLENTA Y ENVENENADO CON UNA BEBIDA:  

 

El presidente de la Comisión de Fiscalización y Contraloría, congresista Rolando Reátegui Flores (FP), dio lectura al informe final de la investigación sobre la muerte de Emerson Fasabi Moscovich, ex vigilante de la casa del ex presidente, Ollanta Humala Tasso, y llegó a la conclusión que se debió a una ‘causa violenta’.

Fasabi Moscovich no habría consumido alcohol ni murió de pancreatitis, según los primeros exámenes, sino que murió por envenenamiento.

Reátegui lamentó que un Poder del Estado pueda ser el principal obstruccionista para resolver una muerte de un servidor del Ejecutivo.

Al inicio de la sexta sesión extraordinaria del lunes 12 de Febrero, la Comisión acordó por unanimidad, realizar esta reunión de manera pública. También, por pedido del congresista Marco Miyahishiro, aprobó desclasificar la documentación de este caso para el conocimiento de la opinión pública.

El informe final al que se le sumará algunas recomendaciones hechas hoy por los congresistas, será presentado mañana martes 12, fecha en que se vence el plazo del mismo.

PRINCIPAL ENCUBRIDOR
El presidente del grupo investigador, Rolando Reátegui, dio lectura a las conclusiones a las que ha llegado la comisión, un resumen de las afirmaciones vertidas por las personas que fueron citadas, y también las incongruencias y vacíos hallados desde el 22 de julio de 2015, día que se encontró el cuerpo del ex cabo del ejército.

Dijo que de acuerdo a su participación, Ollanta Humala es el principal encubridor o la parte más importante en este caso, de la muerte del ex cabo EP Fasabi Moscovich.

Los motivos fundamentales son que Emerson Fasabi sabía mucho más allá de las agendas que tenían, él sacó o sustrajo conjuntamente con otra persona de la casa de los Ollanta Humala, refirió.

“Tenía más información relevante que dar, y por lo tanto creo que ahí, por eso, éste sabe mucho y chau”, acotó.

Nadine Heredia es parte de este complot que existió para asesinar a Emerson Fasabi. Hay varios involucrados del entorno del presidente Ollanta Humala, señaló.

Afirmó que existe los delitos de presunta asociación ilícita para delinquir, concurso real de hechos, entre una serie de detalles. “Ya no tenemos más tiempo. El Ministerio Público y el Poder Judicial, va tener que tomar esto nuevamente con mayor seriedad”, añadió.

Reátegui dijo que la prueba más importante que es la sustancia tóxica, desaparece totalmente. No solamente eso, sino las comunicaciones.

“No se ha podido el levantamiento de las comunicaciones telefónicas de Emerson Fasabi, porque no se había determinado antes de su muerte en dónde estaba él, en que sitio, dónde ha llamado, quién lo llamó, qué hacía”, explicó.

No se dio porque el juez dijo que no estaba en el reglamento del Congreso de la República. Mientras que en otras oportunidades, se dio el levantamiento de las comunicaciones en otras comisiones investigadoras, argumentó.

Pero esta vez, como acá hay algo importante que este señor fue asesinado envenenado, obviamente, que pueden tener algún temor, indicó.

“Fue envenenado por una sustancia que no se ha determinado, dentro de la medicina legal. Yo quiero ver la parte objetiva de lo que hemos encontrado. Las otras son subjetivas. Hay un hecho concreto. El señor Fasabi, fue asesinado por envenenamiento”, enfatizó.

Adelantó que la señora Cinthya Montes, jefa de prensa de Palacio de Gobierno, entra en la denuncia del informe final ante las recomendaciones que han hecho los congresistas y se presentará ante el Pleno del Congreso, después derivado al Ministerio Público.

Que se haga justicia. Que se investigue bien. Ahora que no existe la presión política, y no está el presidente Ollanta Humala en el Poder, esperemos que las cuestiones vayan con la mejor predisposición posible, para que un asesinato de esta manera se quede impune, puntualizó el legislador.

UNA FARSA

De acuerdo con el informe final de la Comisión de Fiscalización y Contraloría, el expresidente Ollanta Humala, fue quien encomendó y financió (aportó S/.2,000) las diligencias que realizó su ex chofer Juan José Peñafiel Reyes, quien generó la alteración de la escena del crimen y evidencias criminalística.

Otra involucrada, según la investigación congresal, es la perito policial Carmen Angélica Muñante Palomino, porque hizo un trabajo deficiente al no perennizar la escena del crimen con la toma de fotografías, cometiendo un delito de encubrimiento real (artículo 405 del Código penal).

Se reveló también que el testigo Carlos Armando Corzo Alva y Peñafiel Reyes, incurrieron en los presuntos delitos de encubrimiento real, obstrucción a la justicia y falsedad genérica.

Otro de las conclusiones de la Comisión de Fiscalización, revelan que el suboficial PNP Zenner Manuel Chávez Araujo (Divincri), ocultó evidencias criminalísticas, entre ellas dos aparatos celulares de propiedad de la víctima que no fueron tomados en cuenta en la investigación fiscal.

Del mismo modo, que Oswaldo Otiniano Pillaca con Peñafiel Reyes, actuaron en complicidad bajo una serie de irregularidades ante la Policía Nacional y el Ministerio Público, para llevar a cabo los trámites del traslado del cadáver de Fasabi.

En las investigaciones de la comisión, se indica que el fiscal encargado del caso, Fidel Castro Chirinos, demostró una conducta poco diligente en el desempeño de sus funciones como director de la investigación penal.

Igualmente, se revelan indicios de participación del asesor de Palacio de Gobierno, Wilfredo Pedraza Sierra, Cynthia Montes, y del exministro del Interior, José Pérez Guadalupe, quien habría faltado a sus deberes éticos al declarar públicamente que Emerson Fasabi no tenía ningún vínculo con la familia Humala-Heredia.

La aprobación del informe final fue de manera unanimidad. Votaron los parlamentarios Mauricio Mulder Bedoya (PAP), Marco Miyahsiro (FP), Yonhy Lescano Ancieta (AP), Percy Alcalá Mateo (FP), Melgar Valdez Elard (FP), Roberto Vieira Portugal (NA) y Edwin Donayre Gotzch (APP), Carlos Tubino (FP) y Carlos Domínguez Herrera (FP).

Nos quisieron aparentar una muerte por pancriatitis. A Emerson Fasabi lo mataron. Las declaraciones fueron una farsa de los principales involucrados. Se ha hecho Justicia. Que se sepa la verdad, caiga, quien caiga, puntualizó el legislador Segundo Tapia Bernal (FP).

Autor: SANDRO

Abogador Constitucionalista y Arbitro de OSCE

Compartir Publicación en

enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *